¿De dónde viene el color

Se ha preguntado ¿por qué vemos en colores?, a veces damos por sentado que todos los animales distinguen e identifican colores, pero no es así. De hecho, muchos animales no pueden distinguir colores o los registran de manera diferente según sus necesidades de adaptación y supervivencia.


Son nuestros ojos y nuestro cerebro los que llenan nuestras vidas de color, por eso no es casualidad que cada color genere un estímulo en nosotros.


El color es la impresión producida por un tono de luz en nuestros órganos visuales, es la percepción visual que se genera cuando los fotorreceptores de nuestras retinas interceptan y distinguen las longitudes de onda que captan de la parte visible del espectro electromagnético y le envían la señal a nuestras neuronas para que nuestro cerebro las interprete y nos comunique qué estamos viendo colores.


Básicamente el color es la luz reflejada sobre los objetos, por eso cuando hay poca a nuestro alrededor o cuando hay demasiada el mundo se vuelve blanco y negro.

Además de ser un estimulo en nuestro cerebro el color es energía, cada color corresponde a una frecuencia de onda del espectro electromagnético y por eso también lo asociamos a diferentes sensaciones y emociones, no es solo algo que los psicólogos y gurús del marketing nos han vendido durante años, cada frecuencia, podría decirse es un nivel de energía y cada nivel genera un estado de animo y sensación diferente.


No es un capricho que tengamos colores cálidos y fríos, y que en imágenes térmicas esos colores se traduzcan en temperaturas altas y bajas dentro de nuestros cuerpos, así como ciertos colores se usan para diversos propósitos en el marketing y la comunicación.




Nosotros a través de nuestra vestimenta también utilizamos el color para comunicarnos de la misma manera que plantas y animales se comunican con el color de su piel, plumaje o pelaje y aunque casi siempre es inconsciente podemos usarlo a nuestro favor para lograr comunicarnos mejor o simplemente mejorar nuestro estado de animo un día a la vez.


El color y su uso hacen parte de nuestra humanidad, desde las pinturas rupestres hasta la configuración RGB de nuestros dispositivos digitales el color nos ha acompañado.

Como ya lo hemos establecido el color es energía y luz, pero al percibirlo también queremos reproducirlo, crearlo y mezclarlo por eso desde que descubrimos que ciertas sustancias en la naturaleza crean pigmentos con los cuales podemos colorear el mundo el hombre las ha buscado y codiciado. Antes de los laboratorios, el desarrollo de la química y los pigmentos y tintes sintéticos, debíamos colorear, pintar y teñir con lo que la naturaleza nos ofrecía.




El desarrollo del color esta ligado al desarrollo de la humanidad. En la antigüedad los colores venían de secreciones de animales, como el purpura de los emperadores romanos, de plantas como el azul índigo o de minerales y metales como el blanco plomo o incluso de materiales radiactivos como el verde obtenido del radio o el naranja del dioxido de uranio.


Cada color tiene una historia debido a su proveniencia y la apropiación que el hombre en distintas partes del mundo le ha dado, muchos de los significados actuales de cada color se originan de estrictos códigos de vestimenta antiguos y medievales del mundo occidental que determinaban la posición y el papel de cada individuo en la sociedad, al punto de que los infractores sufrían graves consecuencias por atreverse a usar un color que no correspondía a su rango o posición.


Poco a poco descubriremos que el color aún es un importante código de comunicación entre nosotros los humanos, que inconscientemente los usamos para relacionarnos entre nosotros, el color, como los emoticones hacen parte de nuestra comunicación diaria y podemos aprender a usarlo a nuestro favor y en la era de la comunicación visual aprender algo que nos ayude a contarle al mundo quienes somos y como nos sentimos.

Cada semana exploraremos el mundo de un nuevo color y aprenderemos como aprovecharlo.


Con Amor,

Natalia.

15 vistas